La industria se mantuvo estable y su uso de maquinarias batió el récord

La actividad industrial comenzó a dar señales de contracción a partir del segundo semestre pero mantuvo cierta estabilidad. Así fue que el uso de maquinarias en las fábricas siguió marcando un fuerte alza interanual: en agosto, el sector utilizó el 69,5% de su capacidad instalada, lo que implicó una mejora de 5,1 puntos respecto a los niveles del mismo del año pasado y batió el récord histórico. Con un PBI que comienza a mostrarse tambaleante, tal lo esperado por el Presupuesto 2023, la industria parece ser la que modera la caída. Desde la UIA, sin embargo, son pesimistas y advierten por el nuevo sistema importador, el Sira.

La actividad económica en general no estará de buenas en el segundo semestre. Eso es lo que esperan los analistas privados, el FMI y el propio Gobierno, cuya proyección de un PBI creciendo al 4% promedio anual implica un ingreso en un importante estancamiento desde julio en adelante. Este jueves el Indec publicará el Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae), que mostrará qué pasó en agosto. Se espera una leve caída, apuntalada, justamente, por el sector industrial.

Lo expresó de esa misma forma la consultora LCG en un informe reciente: “El jueves que viene se darán a conocer los datos de actividad de agosto. Luego de un crecimiento nulo en julio, esperamos que el estimador de la actividad económica marque una variación negativa, aunque tenue, en base a una industria que se mostró medianamente estable”.

Eso se vio en los datos oficiales del Indec, que mostraron un alza de 0,4% mensual en agosto en la producción manufacturera y, tal lo dicho, una fuerte mejora en la Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (Ucii), el dato publicado ayer por el instituto estadístico. El salto de 5,1 puntos en la comparación interanual implicó una aceleración respecto a lo que mostró julio, que había arrojado un alza interanual de 3,5 puntos.

Contradijo, en cambio, la data adelantada por la UIA a través de su comunicado de la Reunión de junta directiva del martes: “El Centro de Estudios UIA (CEU) analizó los principales datos de coyuntura económica y de actividad industrial. En el marco de la presentación, se abordaron los datos preliminares de la medición mensual que realiza el CEU. Los datos relevados en agosto muestran subas interanuales y caídas con respecto al mes anterior. El informe completo se publicará el jueves 20/10”.

Está claro: tal como destacó LCG, el sector viene mostrando señales de estancamiento y así lo había marcado la Secretaría de Industria a través de su dato de actividad fabril, el IPI-Cammesa, que observó una contracción de 1,6% mensual en agosto, pero con unos datos oficiales que reflejan, con todo, que se sostiene relativamente estable.

La potencial baja del consumo por el pico inflacionario, que aun no se observó del todo por el adelanto especulativo de compras de los hogares, y el ajuste fiscal que encara el Gobierno, le ponen un freno a la actividad.

A eso se le suma el cepo importador. Desde el sector industrial no dejan de reclamarle a Economía que haya más fluidez y desde la Junta Directiva de la UIA ya se quejaron por el nuevo sistema Sira: “Los integrantes de la junta manifestaron la concreta preocupación ante las complicaciones en el acceso a insumos importados para la producción destinada al mercado interno y a la exportación”.

Y además agregaron que el nuevo esquema no parece despejar la incertidumbre: “Los representantes de la UIA coincidieron en la necesidad de generar mecanismos previsibles que eviten discrecionalidades y permitan la planificación de la producción, quedando claro que es expresa la necesidad de certidumbre que no queda despejada en este punto con la mecánica dispuesta, lo que será transmitido a las áreas de Estado que correspondan”.

El informe de la Ucii del Indec detalló: “La utilización de la capacidad instalada en la industria exhibe un nivel de 69,5%. Los bloques sectoriales que presentan niveles superiores al nivel general son productos minerales no metálicos (83,8%), industrias metálicas básicas (82,3%), refinación del petróleo (80,7%), y papel y cartón (77,6%)”.

Generated by Feedzy